Anamú como aliada cultural en contra del cáncer

Los teces de anamú o el agua de anamú son recomendados para reducir tumores cancerosos. En Puerto Rico, donde estamos bendecidos naturalmente con esta planta se recomienda en combinación con el llantén, planta que también crece abundantemente en nuestra bella Isla. Sin embargo es en Cuba donde más sistemáticamente se ha usado y donde se han llevado estudios sobre esta planta. Aquí información sobre las propiedades del anamú.

http://www.hipernatural.com/es/pltanamu.htm

Hay amplia información en el internet. Encontrará también anuncios sobre el anamú en cápsulas pero yo no las utilizo ya que no les tengo tanta confianza. Prefiero preparar el agua de anamú en mi casa de la forma tradicional.

Les advierto que hay que amar la vida para tomarse el te de anamú. No es por accidente que le dicen “la hierba que el chivo no mascó”. El agua de anamú se prepara con un maso de anamú (como dos ramas grandes) y se pone en fuego lento (para extraer sus propiedades) hasta que hierva, entonces lo apaga inmediatamente pues no se supone que hierva. Yo uso un caldero de arroz grande con agua. Serían como 12 tazas de agua. Una vez enfriado lo pone en una jarra de cristal, lo mete en la nevera y se lo va tomando poco a poco. Inicialmente fue nuestra amiga y colega María Benedetti quien me instruyó en su uso y de hecho me suplió el anamú. Sin embargo tomo responsabilidad por la imprecisión de las cantidades. Yo bebo dos vasos diarios más o menos y espero que la gracia de nuestros ancestros se derrame en mí. Muchas fuentes citan que es más efectivo si se hierven las hojas con las raíces del anamú, las cuales se consideran más potentes. También he escuchado de gente que lo tritura y se lo come pero yo no lo recomiendo pues es una planta bastante poderosa y he leído que puede afectar su estómago de usarse inapropiadamente.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.